Un nuevo enfoque en la fotografía de familia

El recuerdo fotográfico va más allá de un fondo de estudio en el cual posar nuestra mirada a cámara. Porque los recuerdos somos nosotros. Son los nuestros. Es ese día a día. Lo que sentimos y con quién lo vivimos. Los recuerdos son familia. Son hogar. 

Mi intuición detrás de la cámara convierte las escenas familiares en un recuerdo de la cotidianidad de los padres y madres con sus hijos, con instantáneas donde se respira naturalidad y complicidad. Todos ellos se sienten en un espacio confortable, el suyo, y por ello actúan sin posados.